Operación Triunfo y el Día de la Hispanidad

ABA3A332-686A-44F6-BA73-CA78D1492DAC

Isabel I de Castilla

 

Una concursante de Operación Triunfo decía acerca del Día de la Hispanidad:
”Hoy es fiesta. Vamos a celebrarlo, porque invadimos toda América y matamos a todo el mundo que había ahí. Entonces hay que celebrarlo, ¡viva!”

.
Estaba claro que Operación Triunfo no es el ágora ateniense, y también que cada vez sorprende menos estos ejemplos de lacerante ignorancia en ese gran fraude que es “la generación mejor preparada de la historia”, pero nunca hay que dejar de intentar iluminar ese velo de oscuridad que envuelve a la sociedad (especialmente a los jóvenes, por su vulnerabilidad), y que por una mezcla de pereza, vanidad e interferencia política, cada día es más denso. Y nunca hay que cejar en el empeño porque muchos de esos jóvenes quieren salir de esa ignorancia, aunque a otros no les apetezca, o incluso defiendan vivir en ella con el celo con que un lobo guarda su territorio.

.
Vayamos por lo más obvio. El día 12 de octubre no celebra ningún genocidio, sino el hecho histórico más importante desde la caída de Roma. El reino de España no sólo descubrió un continente; también propició el descubrimiento de un océano (Núñez de Balboa, en 1513), lo que significó el descubrimiento del Mundo en su conjunto. Todo ello mientras el resto de naciones (con la excepción de Portugal) no pasaban de la mera piratería.

.
Con respecto al “genocidio”. La Reina Isabel I (la Católica), declaró súbditos a los nativos americanos, y en 1500 dictó un decreto que prohibía esclavizarlos (los esclavos serían importados de África en años posteriores). “Y no consientan ni den lugar que los indios reciban agravio alguno en sus personas y sus bienes, mas manden que sean bien tratados, y si algún agravio han recibido, lo remedien”, dijo la Católica poco antes de morir en 1504.

.
Pocos años más tarde, nacían las Leyes de Indias, que prohibían injuriar y maltratar a los indios, y que hacía respetar, incluso, el descanso dominical. Pero, ¿qué hay del brutal descenso de la población nativa en América? Sencillamente, en torno al 90% de la caída demográfica (algunos historiadores ofrecen un porcentaje mayor) se debió a las enfermedades traídas por los españoles, para los cuáles no tenían inmunidad. Especialmente la viruela hizo verdaderos estragos entre la población nativa.

.
La leyenda negra española va acompañada de una “leyenda blanca” indígena. Es decir, antes de la llegada de los malvados españoles, América era una suerte de Edén donde vivían los “buenos salvajes” de Rousseau; gentes que no conocían la propiedad, ni el odio, ni la envidia… La realidad es que, a la llegada de los españoles, había en América grandes imperios que conquistaban y esclavizaban a los pueblos más pequeños o débiles, por no mencionar la práctica común de los sacrificios humanos, que fue abolida por los españoles. Por eso no es de extrañar que, por ejemplo, en la batalla de Tenochtitlan, los conquistadores contasen entre sus filas con decenas de miles de indígenas yanaconas, tlaxcaltecas y texcocanos, siendo los propios españoles una minoría en el ejército que derrotó a los aztecas.

.
¿Significa que los españoles no cometieron abusos sobre la población indígena? Por supuesto, y un dominico español, Bartolomé de las Casas, describió dichos abusos. En 1516 escribió “Memorial de los agravios, de los remedios y de las denuncias”, en el que consignaba aquellos abusos. Que los monarcas españoles no atacaran o censuraran a Bartolomé de las Casas, sino que, todo lo contrario, lo nombraran “protector de los indios de las islas, así como de tierra firme” es síntoma inequívoco de la voluntad de los reyes por combatir los abusos que se producían en América.

.
Ninguna, absolutamente ninguna otra nación tuvo una conducta semejante en sus conquistas.

.

@eltivipata

Todo sobre Maestre

antoniomaestre

Antonio. Periodista o algo así.

Analicemos con detenimiento y el máximo rigor el célebre artículo de Antonio Maestre Amor de clase, publicado en La Marea.

Maestre nos hace un repaso de sus dificilísimos primeros años en una ciudad paupérrima y misérrima; Fuenlabrada. Comienza por explicarnos la manera en que cayó el primer libro en sus manos. Tenía tres años y su madre le había disfrazado de payaso en un concurso de disfraces. El jurado juzgó que Maestre interpretaba tan excelentemente su papel que le concedió el primer premio; un libro sobre evolución humana. La experiencia le fue tan bien que Maestre ya no volvió a quitarse ese disfraz hasta la actualidad.

Luego nos explica que procede de una familia de obreros que compraron un piso y lo pagaron “letra a letra hasta llegar a las 500”. Terrible. Porque es bien sabido que la mayoría de los españoles cuando compran casas las pagan a tocateja. Empezó a odiar el sistema capitalista, que le decía que podía tener muchas cosas cuando era… verdad, teniendo en cuenta su actual situación económica (que no sé cuál es, pero viendo su Iphone 7 Plus no parece que sea demasiado mala).

Cuando tenía edad para trabajar estuvo a punto de aceptar un empleo como camarero de doce horas después del instituto. Sé que a muchos les parecerá una paja mental de Maestre, sobre todo después de sumar las (como pocas) seis horas del instituto (lo que daría dieciocho horas diarias), pero tiene sentido si lo contextualizamos; la Fuenlabrada de los noventa era como el Londres del siglo XIX…

En el artículo de Maestre también deja bien claro (y en más de una ocasión) que los adoquines de su barrio eran de cemento, no como el de la mayoría de barrios donde nos hemos criado los pijos que nos compramos las casas a tocateja, que son de amatista y jade.

Pero lo que quiere expresar el artículo es que Maestre despreciaba su barrio y su condición social hasta que entendió que pertenecía a una clase humilde que podía mejorar su situación a expensas de otros, y no a esa otra clase humilde que, con trabajo, esfuerzo, talento y suerte, puede mejorar su situación satisfaciendo, por el camino, las necesidades de la gente que le rodea; como ese tal Amancio Ortega…

@eltivipata

Ylenia Padilla; la sucesora de Clara Campoamor

ylenia

El feminismo está a tope. Si iban sobradas de intelectuales mazo listas como Irantzu Varela o Barbijaputa, ahora se les ha unido mi ídola Ylenia. Sí, la que rompía tarimas en Gandía Shore, y que luego participó en la movida esa de GH VIP. También está muy compremetida… comprimitida… compri… está muy en contra del cambio climático y muy a favor de los árboles, los bichos y toda esa movida. Lo demuestra este tweet;

001 (1)

Sí, los océanos son los pulmones del planeta, por eso hay que cuidarlos mazo, nano. Vale que ella no ha estudiado ninguna carrera de esas que tienen los empollones y los gafitas esos, pero ha estudiado en la más importante de todas; la universidad de la vida. Eso hace que sea más inteligente que el Albert Frankenstein. Por eso, ahora que es feminista, todo va a cambiar, y tetes y tetas vamos a poder ir a los botellones en igualdad. Menos los feos y las gordas.

003

Como Ylenia es policefítica, ha hecho un mogollón de movidas. Sacó una canción y lo rompió, y ahora escribe tweets feministas que van a prender fuegote al machismo como éste;

002 (1)

A ver si Ylenia puede expulsar el machismo de España como expulsó a esa guarra de la casa de Gandía Shore con un insecticida. Porque eso sí, Ylenia defiende a todas las mujeres menos a las pelandruscas. Como dijo en el GH VIP a Olvido Hormigos; “prefiero ser vulgar a ser lo que tú eres, promiscua”. Que no sé muy bien que es eso pero suena como a zorra.

También se enfrenta a esos de la RAE, que son los que se encargan de hacer los diccionarios y decirnos cómo tenemos que hablar, o algo así. Son ellos los que están detrás del machismo, así que si le damos caña se acaba el problema. Puta vida. Es que me enciendo. Menos mal que muchos le apoyan y ella les hace retweet, como en este caso;

004

No sé muy bien quienes son María Moliner o Pardo Bazán, pero me da que son escritoras o algo, y la Rosa Chacel esa me suena de GH 4, pero no estoy segura. El caso es que el machismo tiene los días contados, nano. ¡Feminismo máximo!

@eltivipata

Cassandra Vera

cassandravera

La izquierda ha encontrado a una nueva heroína para engrosar su particular y nefasto martirologio. En este caso se trata de una twittera murciana a la que la Audiencia Nacional ha condenado por trece polémicos tweets en el que se burlaba del atentado que acabó con Carrero Blanco. Diré (y volveré a decirlo a lo largo del artículo) que encuentro excesiva la condena, y que nadie debería ir a la cárcel por escribir tweets, independientemente del grado de repugnancia de los mismos. La libertad es algo valioso que exige razones más poderosas para que sea cercenada.

Ahora bien, aclaremos algunas imprecisiones que se han extendido por Twitter –lugar donde nació la polémica y donde más se ha discutido-. En primer lugar, no se ha condenado a Cassandra Vera por hacer chistes de Carrero Blanco en sí –en Twitter se han hecho chistes sobre Marta del Castillo, las niñas de Alcácer o Rita Barberá el mismo día de su muerte y no han acabado juzgándose en la Audiencia Nacional-, sino porque dicho tribunal ha juzgado que humillaban a las víctimas de terrorismo. Así, no se le ha condenado por otros tweets que, a mi juicio, son mucho más desagradables, como aquel en el que deseaba la muerte de Cristina Cifuentes cuando ésta se hallaba en la UCI después de un gravísimo accidente de moto, sino por los chistes donde se burlaba de una víctima de ETA. “Pero Carrero Blanco no era Miguel Ángel Blanco, precisamente”, dirán algunos. Pues, qué queréis que os diga, no haré -como hacen muchos- eso de decir que ETA era buena cuando asesinó a Carrero Blanco y mala cuando atentó contra la cafetería Rolando. ETA siempre fue mala, fuera cual fuese su víctima –sí, también cuando su víctima era otro etarra, como en el caso de Yoyes-.

En segundo lugar, el caso de Cassandra ha reavivado el eterno victimismo izquierdista. La persecución implacable que el sistema de estas democracias –más o menos- liberales les someten. Es falso que Cassandra Vera o César Strawberry hayan sido los únicos condenados por poner tweets repugnantes. Un tuitero ya fue condenado a dos años de cárcel por apología de la violencia machista –éste, a diferencia de Cassandra, sí que visitará Villa Candado-. Huelga decir que la izquierda que tanto defiende el “derecho a ofender” no se rasgó las vestiduras ni mostró apoyo al repugnante tuitero mencionado.

Así que, tan cierto es que la condena me parece excesiva, como falso que se le haya condenado por reírse de la dictadura franquista, o que exista ninguna persecución al “humor negro” de la izquierda tuitera, o que sólo se haya condenado a gente como Cassandra o Strawberry. Tampoco es cierto que los que la defiendan sean adalides del “derecho a ofender” cuando escracheaban e impedían ponencias de Rosa Díez o Felipe González en las universidades o apedreaban el autobús de HazteOír. Si queremos debatir, hagámoslo con honestidad intelectual.

@eltivipata