El País de Nunca Jamás

0E6BC44C-655B-4D1B-A327-FFEF8749E74C

 

No hay nada más injusto que arrebatarle la vida al prójimo. No hay nada más doloroso que despedirte de una hija que se va a otro lugar para trabajar y vivir, y que el “hasta luego” se convierta en “adiós”. No hay nada que aterrorice más que saber que entre nosotros hay monstruos que hacen palidecer a las ridículas criaturas con las que el cine trata de asustarnos, y que no son más que actores con prótesis de silicona, viscosas sustancias sintéticas y tecnología CGI.

.
Y asusta también que la sociedad parezca cada vez menos preparada para enfrentarse a terribles verdades; que la seguridad total no existe ni existirá nunca, que la educación y la concienciación son importantes pero no obran milagros, y que siempre padeceremos a esos monstruos. Siempre habrá Bretones, Calcaños, Ana Julias, Chicles, Rosarios Portos… y Bernardos.

.
Vivimos en una sociedad niños eternos, que rechazan frontalmente la realidad, con sus muchas cosas buenas (que creen derechos), y sus pocas cosas horribles (que no son capaces de asimilar). Gente que cree que un tipo como el Chicle o Bernardo Montoya comete sus crímenes porque no le explicaron que “sólo un sí es sí”, o porque no se sometieron a una revisión de “privilegios heteropatriarcales”. Gente que cree que existen fórmulas mágicas para que, en un país de cuarenta y siete millones de habitantes, se pueda reducir a cero el número de víctimas. Gente fácil de caer en las garras de líderes mesiánicos que se presentan como portadores de las llaves que les llevará a un paraíso en el que no hay monstruos debajo de la cama ni dentro del armario. Porque, como sabiamente dice Thomas Sowell; “cuando la gente quiere lo imposible, sólo un embustero puede satisfacerlo”.

.

Así se dan numerosas paradojas. Por un lado, gente que piensa que la prisión permanente revisable es retroceder al medievo, y que, por otra parte, defiende que se pueda condenar a personas sólo tomando en cuenta la acusación. ¡Y ni siquiera se dan cuenta de que, lo que es un verdadero retroceso al medievo, es lo segundo!

.
Gente que difumina la responsabilidad del asesino culpando a toda la sociedad (o, a todos los hombres). Como un disparatado artículo que llevaba por título “Tú también eres el asesino de Laura”. ¿Se incluirá en ese “tú también” al padre de la chica asesinada, un hombre que sufrirá infinitamente más que cualquiera de esos imbéciles e imbécilas sobreactuados e histriónicos, que parecen estar compitiendo por ver quien suelta la más “gorda”?

.
Gente que cree que se puede erradicar el crimen como se erradica la polio o la viruela, y que la educación y la concienciación son vacunas infalibles.

.
Gente que, para criticar la supuesta vulnerabilidad especial de la mujer en España, ponen como ejemplos países con tasas de violencia hacia la mujer bastante mayores.
Gente que son… eso, niños que nunca crecen.

 

José Tivi  

Mandanga patriarcal

355D84D9-C691-48E9-A2AE-6C6F214DC8C9

 

Señora Dolera, perdóneme si le hago un mansplainning tan descarado, pero aún conservo la mala y patriarcal costumbre de creer que soy libre para opinar y expresarme, y por eso escribo estas líneas. Además, como aficionado al fútbol creo entender algo del tema que comentas en este tweet.

2E520F99-7DEA-4B1A-BE1D-96AB0995C4B4

Creo que su tweet no las ha ayudado mucho (me parece que, después de su publicación, las jugadoras siguen sin ganar el dinero que, sin duda, merecen). Lo mejor (o peor, según se mire) es que está en su mano el ayudarlas de verdad; mejor porque es una posibilidad real, y peor porque no lo ha hecho aun siendo posible. ¿Y cómo podría haberlas ayudado de verdad? Primero yendo al estadio a verlas (me atrevería a decir que no lo hizo porque no he visto ninguna foto suya en el estadio en ninguna de sus redes sociales, usted que tan activa es en ellas). Podría, de paso, haber llamado a sus amigas (y a sus amigos también) para que le acompañaran a dar ánimos a las jugadoras del Atlético-Barça en la final de la Copa de laReina.

Y si no podía por cuestiones laborales o de desplazamiento, igualmente podría haber usado sus redes sociales para promocionar el partido (antes de que se disputase, claro, después no tiene mucho sentido). He observado que le siguen 135.000 personas en Instagram y 132.000 en Twitter, por lo que, seguro, habría podido convocar a bastante gente.

También podría haber usado los medios de prensa y radio que frecuentapara darles más cancha. Estoy seguro de que las chicas que ayer jugaron la final en un estadio no tan lleno le estarían infinitamente más agradecidas que poniendo el tweet que has puesto.

De hecho, ¿sabe algo de ellas? ¿Sabe cómo quedó el partido? ¿Conoce a Mariona Caldentey, la autora del gol que dio la victoria a su equipo? No, claro.

Siendo una persona tan mediática, con un altavoz privilegiado, capaz de hacer llegar mensajes a cientos de miles de personas, no dedicó un solotweet, una sola imagen de Instagram, un solo comentario en ningún espacio de radio o prensa, para promocionar el partido y que el estadio se llenase de hinchada. La única, dura, triste realidad, es que pudiendo haberlas ayudado, usted decidió no hacerlo. Sus motivos tendrá.

Perdóneme este artículo repleto de machistas mansplainings, pero usted y yo sabemos que, haciendo lo que he dicho, habría ayudado muchísimo más a las fantásticas jugadoras que ayer disputaron un fantástico partido en el que el Barça se llevó la victoria con el gol de Caldentey.

 

@eltivipata

Hablamos con… Joaquín Campos

joaquin campos

Joaquin Campos. Escritor y cocinero internacional

Hablamos sobre feminismo y la poco “publicitada” situación de indefensión del hombre que da el sí, quiero -en China y en España- con Joaquín Campos, escritor y cocinero malagueño, trotamundos –ha recorrido, en especial, Asia-, radicado actualmente en Camboya.
En una entrevista para El Mundo, no prodigó en afectos hacia la cultura China, a la que –muy a su pesar- llegó a conocer muy bien. Con tres libros publicados (contó con la presencia de Sánchez Dragó en la presentación de una de sus obras), Joaquín se desempeña con notable destreza entre fogones y teclas.

 

Agradezco a Joaquín la entrevista para El Tivípata:  
.
Hola, Joaquín. Se habla mucho de lo patriarcal, tradicional y machista que es la sociedad china, pero en una entrevista para el periódico El Mundo dices textualmente que casarse en China es “Tener que preñarla al instante, pagar la boda, comprar una vivienda a sus padres o permitirles la convivencia bajo tu mismo techo, mantener a la familia, hacer vida de paria visitando a diario joyerías y centros comerciales […] y en resumidas cuentas: arruinarte, disminuirte, despreciarte.¿La sociedad china es tan machista en la vida conyugal como nosotros percibimos? 
 
La sociedad china, proporcionalmente a su desidia cultural y falta de respeto en general, no es tan machista. La mujer, salvo en los cargos oficiales del Partido Comunista chino, donde prácticamente no ostenta cargo alguno, forma parte de una sociedad realmente equilibrada. Pero por donde se desangra es por esa herencia denigrante de Mao y sus secuaces, donde por tener una hija te arruinabas de por vida –de ahí que aún hoy día se maten a niñas recién nacidas o se vendan a occidentales cuando no abortan directamente sobre un terraplén–, lo contrario de cuando dabas a luz a un hijo. De ahí la sabiduría envenenada de cientos de millones de chinas que saben que casarse es un negocio para ellas y, muy especialmente, para sus familias. En China, para el que no lo sepa, hay que pagar por casarse con una dama: o una cantidad a la familia o comprarles una vivienda o ambos asuntos. Aún espero que la vendida corporación de corresponsales patrios en China se decida a realizar un reportaje sobre los miles de casos de muchacha china que estafa a extranjero, lo deja sin dinero, sin casa, sin visado, y además, sin opciones de ver a ese hijo o hija único que crecerá entre unas tradiciones cuanto menos poco saludables, a la par de su contaminación extrema.
.
¿Está el hombre chino en una situación de vulnerabilidad cuando se casa con una mujer china? ¿Y un español? 
La vulnerabilidad es general, pero el español siempre lo pasará peor, por una sencillísima razón: la justicia china es racista y en caso de conato de problema entre matrimonio formado por nativo y extranjero SIEMPRE saldrá ganando el nativo.
.
Criticas la situación de muchos españoles casados en China. ¿A qué se enfrentan cuando dan el sí, quiero
Ese “sí, quiero”, en realidad, para sus adentros, es en realidad un “sí, follo”; porque nadie es capaz de reconocer que la mayoría de los extranjeros que se casan en China, o en el sudeste asiático o en África o en Sudamérica, lo hacen por falta de polvos, de te quieros y de cualquier asunto que tenga que ver con el afecto ajeno, los noviazgos y el hartarte de practicar el acto sexual. Mi teoría es clara: si el sexo fuera como el comer, que cada ciudadano lo hiciera cada día, repetidas veces y con personas distintas, las bodas no existirían. De hecho imagino que los que defendieran en esa situación las bodas serían encarcelados como herejes del placer, como organizadores de sectas peligrosísimas. 
.
También te quejas que los “sumisos reporteros” de programas de viaje no hablan de lo que tu llamas timos matrimoniales, ¿a qué crees que se debe esa ausencia de información?
Probablemente porque ellos también aceptarían casarse con la primera que les dijera “te quiero”.
 
.
¿Cómo valoras el tratamiento de los medios aquí en España (en especial, televisión) sobre la violencia doméstica? ¿Recibe el hombre un trato justo de los medios?
Cada hombre que agrede a una mujer –y ya no digamos nada cuando la mata– debería ser encerrado en una celda de por vida. Pero claro, ¿acaso genera menos pecado el agredir a tu compañero de trabajo? ¿O a tu primo? Yo creo que el delito no es sexista, por lo que me río de los avances de la justicia española, que de la mano de los medios de comunicación, no mete el dedo en un asunto evidente: ¿alguien tiene a mano el dato de las denuncias falsas presentadas por mujeres contra sus parejas para quedarse con la custodia de los hijos, acaparar todos los bienes inmuebles y lo que te rondaré morena que desembocaron, en algunos casos, en el suicidio del falso culpable o al menos en su ruina hasta el día de su muerte natural? 
 
.
Teniendo en cuenta que el protagonista de tu novela Faltan moscas para tanta mierda es un “putero” y tiene una relación “complicada” con las mujeres, ¿has percibido alguna reacción o crítica adversa desde el feminismo?
Sí, pero me la suda. Yo nunca me fiaría de una asociación. O mejor dicho, yo nunca me fiaría de cualquier asociación, ya sea de feministas recalcitrantes como de cocineros vascos que se encierran en un txoco a contarse sus falsos éxitos vitales. Porque en ambos casos, y ahí está el quid de la cuestión, cuentan sus polvos y sus amores con los dedos de una mano. Y un ser humano que no quiere ni folla puede llegar a ser más peligroso que el jefe de Al Qaeda drogado hasta las cejas. 
.
 
Criticas que el Instituto de la Mujer ha tenido once directoras y ningún director, y acusas a la fundación de sectarismo. ¿Qué opinión te merece el feminismo actual en España?
Lo acabo de comentar: no me fío de ninguna asociación, que si las auditaran, podríamos llegar a asociarlas más a sectas que a agrupaciones con sentido humanitario, o al menos común. Una feminista, como dije hace poco, es lo más parecido a un Ultra Sur.
.
En la biografía de tu perfil de Twitter cuentas que tienes tres libros publicados, un árbol plantado y cero hijos. ¿Es una decisión consciente o, simplemente, no se ha dado el caso?
Yo casi todo lo hago inconscientemente, como esta entrevista, pero eso no quiere decir que a cada año que cumplo menos ganas tenga de ser padre, lo que en el fondo, y aquí necesitaríamos un debate abierto en un aula magna, con árbitros y televisiones, no es más que un atraso del ser humano, que aún siendo persona, sigue trayendo gente a un mundo que se encharca, se pudre, se abarrota, se envilece, o a fin de cuentas, se acaba. 
.
¿Crees que aquí en España el hombre está en una situación de indefensión o vulnerabilidad cuando se casa y tiene hijos?
No, está en una situación de indefensión y vulnerabilidad cuando decide separarse, que muchas veces ni siquiera es asunto suyo, sino de ella. 
.
Algún comentario que quieras hacernos sobre algún aspecto del feminismo o las mal llamadas “políticas de igualdad”.
Que todo el mundo tiene los mismos derechos pero que desde que nacemos cada uno de nosotros –hombres, mujeres, travestis, lo que marque el futuro– elegimos un camino diferente; y que tomar decisiones en base al sexo –me niego a decir género a no ser que hablemos de productos pedidos para un supermercado o restaurante– me parece una imbecilidad, como si matar a catorce personas que esperan a su autobús bajo su marquesina fuera un asunto de sexos. Y eso sí, paguemos por el mismo trabajo a un hombre y a una mujer, pero no convirtamos el medio laboral en un prostíbulo más, que en Camboya la jefa de UNICEF hasta hace poco era yemení y señora, asunto que me llamó tanto la atención que al pedir explicaciones recibí las siguientes: “Es por lo de las cuotas”. Las cuotas, para el que no lo sepa, obliga a que cargos de la ONU y de UNICEF, entre otras bromas pagadas con dinero público, se vean obligados a contratar a señoras de países donde la mujer no pinta una mierda, como es el caso de Yemen. Y entonces te encuentras con responsables de asuntos supuestamente vitales, o al menos muy importantes, que no están ahí por sus méritos sino por su sexo y su procedencia. Algo así como si en Occidente a un adolescente eritreo manco y sin estudios le dieran el Nobel de Literatura. 

Manipulación y medio

tijera.png

Juan y Medio, unas tijeras y una falda liaron la mundial en una red social (Twitter) en la que las tonterías continuamente adquieren una sobredimensionada importancia. En principio esto es lo normal; el pan de cada día de los que usamos y amamos esta red social. Pero nada más y nada menos que el tercer partido político en número de votos (Podemos) se metía en polémicas tuiteras y denunciaba en su cuenta de Twitter el gag de Juan y Medio y su compañera Eva Ruiz, que tildó de machismo inaceptable.

Diferentes medios se hacían eco de la “noticia”. ElDiario.es titulaba; El presentador Juan y Medio corta en directo el vestido de su compañera en contra de su voluntad. El País, tomando unas cuantas toneladas de licencia dramática, decía; Dos miembros del equipo del programa de Canal Sur tuvieron que intervenir para detener a Juan y Medio.

Hace pensar a un Juan y Medio fuera de control, intentando desesperadamente desnudar a su partener televisiva. Todos partidos políticos y medios abiertamente feministas, defensores y difusores de ese movimiento que da voz a todas las mujer… ¿A todas? Pues no, porque ni Podemos, ni ElDiario.es ni El País ha escuchado la voz más importante de todo este asunto; la de Eva Ruiz.

La compañera de Juan y Medio y protagonista de tan importantísimo hecho que todos los españoles esperan se debata en una sesión extraordinaria del Congreso expuso su opinión en su perfil de Twitter (lo veréis al final de este artículo), y esa opinión no sólo negaba el hecho de que se tratara de una agresión machista en directo, sino que condenaba expresamente el uso político e ideológico que se estaba haciendo de la broma. Ninguno de los medios aquí citados que “informó” sobre el caso dio voz a la “agraviada”.

De pronto dar voz a la mujer se convierte en un problema, si lo que dice no se ajusta a lo que ellos esperan que diga. Y si habla, decir que es una víctima de ese machismo tan interiorizado que ni siquiera ella, una mujer adulta y responsable, es capaz de percibir aun cuando lo sufra en sus propias carnes, o que está mintiendo para conservar el trabajo. Cualquier explicación, por peregrina, retorcida o inverosímil que sea, es más aceptada que la más simple de todas, y ofrecida por la propia mujer, de que no fue más que una broma, y que no se sintió mal por ello.

evaruiz

@eltivipata

Ylenia Padilla; la sucesora de Clara Campoamor

ylenia

El feminismo está a tope. Si iban sobradas de intelectuales mazo listas como Irantzu Varela o Barbijaputa, ahora se les ha unido mi ídola Ylenia. Sí, la que rompía tarimas en Gandía Shore, y que luego participó en la movida esa de GH VIP. También está muy compremetida… comprimitida… compri… está muy en contra del cambio climático y muy a favor de los árboles, los bichos y toda esa movida. Lo demuestra este tweet;

001 (1)

Sí, los océanos son los pulmones del planeta, por eso hay que cuidarlos mazo, nano. Vale que ella no ha estudiado ninguna carrera de esas que tienen los empollones y los gafitas esos, pero ha estudiado en la más importante de todas; la universidad de la vida. Eso hace que sea más inteligente que el Albert Frankenstein. Por eso, ahora que es feminista, todo va a cambiar, y tetes y tetas vamos a poder ir a los botellones en igualdad. Menos los feos y las gordas.

003

Como Ylenia es policefítica, ha hecho un mogollón de movidas. Sacó una canción y lo rompió, y ahora escribe tweets feministas que van a prender fuegote al machismo como éste;

002 (1)

A ver si Ylenia puede expulsar el machismo de España como expulsó a esa guarra de la casa de Gandía Shore con un insecticida. Porque eso sí, Ylenia defiende a todas las mujeres menos a las pelandruscas. Como dijo en el GH VIP a Olvido Hormigos; “prefiero ser vulgar a ser lo que tú eres, promiscua”. Que no sé muy bien que es eso pero suena como a zorra.

También se enfrenta a esos de la RAE, que son los que se encargan de hacer los diccionarios y decirnos cómo tenemos que hablar, o algo así. Son ellos los que están detrás del machismo, así que si le damos caña se acaba el problema. Puta vida. Es que me enciendo. Menos mal que muchos le apoyan y ella les hace retweet, como en este caso;

004

No sé muy bien quienes son María Moliner o Pardo Bazán, pero me da que son escritoras o algo, y la Rosa Chacel esa me suena de GH 4, pero no estoy segura. El caso es que el machismo tiene los días contados, nano. ¡Feminismo máximo!

@eltivipata

LGTB, Che Guevara y Fidel Castro. La extraña relación

ÁÈÇÍÁ - 9ï ATHENS PRIDE (EUROKINISSI/ÔÁÔÉÁÍÁ ÌÐÏËÁÑÇ)

Caras de Ernesto Che Guevara en camisetas en manifestaciones LGTB. La icónica fotografía de Korda, con los colores de la bandera arcoíris de los movimientos de gays y lesbianas, en cientos de personas a las que el propio Che habría confinado en una mazmorra del antiguo fuerte español de La Cabaña, y sometido a la humillante “reeducación” del régimen cubano, en el mejor de los casos, o enfrentado al paredón y al olvido, en el peor. –Nos decían que el trabajo forzado nos haría hombres-, relata uno de los gays que sí tuvieron suerte.

En la izquierda, al otro lado de los que directamente niegan lo que está demostrado más allá de toda duda, están los que admiten que el Che era homófobo, pero no más que cualquier otro hombre de su tiempo y que, por tanto, es un juicio injusto el que se le hace desde la mirada de un hombre actual. Sí, cualquier hombre de la generación del Che podía ser homófobo, pero eso es tan cierto como que no todos los líderes mundiales de la década de los sesenta se dedicaron a “reeducar” homosexuales.

fidel1.png

Tras las purgas ideológicas, juicios revolucionarios y centenares de fusilamientos que marcaron los primeros años posteriores a la toma de La Habana, la siguiente fase del plan depurador del dictador cubano tuvo como objetivo “reeducar” a los disidentes sexuales, considerados una amenaza para la organización de una sociedad en la que emergería el hombre nuevo, aquel individuo verdaderamente emancipado de las garras del capitalismo según la teoría marxista.

De hecho, una persona nacida tan solo tres años antes –y, por tanto, de su misma generación-, despenalizó la homosexualidad en Reino Unido. Incluso nombró al Conde de Avon –reconocido homosexual- Subsecretario de Medio Ambiente primero, y de Energía después. Los colectivos LGTB, siervos como la mayoría de colectivos “pro-algo” del marxismo cultural, denostaron su imagen e, incluso, la llegaron a convertir en un icono antigay. ¿La razón? No perdonaron jamás a Margaret Tatcher que ella –y su colega estadounidense Ronald Reagan- acabaran con el horror orwelliano de la URSS, en el que, por cierto, ser gay seguía siendo, en esas fechas, objeto de discriminación. Tampoco gritaron alabanzas al Primer Ministro David Cameron, el derechista que aprobó el matrimonio gay en el mismo país.

David Cameron: “Apoyo el matrimonio gay por ser conservador”

El primer ministro británico ha reiterado su apoyo al matrimonio gay desde sus posiciones políticas.

No es ni el único, ni el primero, ni será el último caso. ¿Otro ejemplo? El voto en contra del icono feminista de izquierdas Victoria Kent, que votó contra el sufragio femenino porque las mujeres de su tiempo no eran “suficientemente de izquierdas”. Colectivos todos ellos que confunden el proteger con el utilizar.

@eltivipata

Machismo en el paddock

paddock

Azafatas del paddock

El gobierno de Australia del Sur (provincia de Australia) prohibía, por sexista, las azafatas y “paragüeras” de los eventos ciclistas, y tal decisión política ha encendido un debate que llevaba años fraguándose; ¿es machista el trabajado de las azafatas y paragüeras del ciclismo o del motociclismo?, ¿es una prohibición legítima o razonable? ¿debería llegar a los grandes premios españoles?

El feminismo parece tenerlo claro; es un trabajo que cosifica a la mujer, que la reduce a un bonito objeto decorativo y, aún peor, es degradante y humillante. El feminismo actual, movimiento que se arroga la representación de la mujer, obvia sistemáticamente la opinión más importante del debate; la de las propias chicas que ejercen su oficio en los paddocks. Opiniones como la de Irene Gómez, que después de dieciséis años trabajando como azafata en las pistas, dice a las cámaras de La Sexta, con mucha ironía, que se acaba de enterar ahora de que la estaban cosificando.

Claro que muchas feministas podrían argumentar que, mujeres como Irene Gómez, están “alienadas” por la educación machista recibida. Una burda manera de incapacitar a todas las mujeres que contradigan los dogmas marcados y saquen los pies del tiesto. “No eres tú quien decide, sino la educación patriarcal que has recibido, por lo que yo decidiré lo que es bueno para ti, compañera”. Curioso que las mismas que tratan a las azafatas como víctimas de la trata de blancas, ejerciendo en el paddock en contra de su voluntad aunque ellas digan lo contrario (ya sabéis, alienada), sean las mismas que, muy frecuentemente, ponen el grito en el cielo cuando se debate la prohibición del hijab. Es decir, que mientras las azafatas están “forzadas” a ser “mujeres floreros” en el paddock, las mujeres musulmanas están libres de toda sospecha de imposición en su indumentaria.

individua

Curioso también de un movimiento que reivindica constantemente la figura femenina, y que defiende movimientos como el “body positive” (en el que mujeres con cuerpos que “no cumplen con los cánones estéticos habituales” se muestran, a menudo, desnudas o con escasa ropa), ponga el grito en el cielo ante la desnudez de la mujer cuando esta tiene medidas de 90-60-90. Es decir, la desnudez femenina se convierte en una “actitud positiva” y en un “grito de libertad” si la chica en cuestión tiene sobrepeso, pero “cosifica” a las mujeres y “perpetúa el machismo” si la chica en cuestión es atractiva.

Pero, ¿cuál es el fondo de este debate? No es otra cosa que la defensa de la libertad individual sobre la ficción que los liberticidas llaman “bien común” o “voluntad popular”. Debemos saber que no existe tal cosa como una “voluntad popular” en tanto que la sociedad está compuesta por individuos con intereses particulares. Pero, ni siquiera de existir, significaría necesariamente que son ellos los que han sabido interpretarla.

Es aquí donde apreciamos que el marxismo y sus derivados son tremendamente parecidos a la religión de la que ellos abominan. Donde la “voluntad popular” o el mismo concepto de “pueblo” es Dios, y ellos son la Iglesia; los únicos que están en comunión con él y saben interpretarlo. Así, si los antiguos cruzados decían aquello de “es la voluntad de Dios” o “Dios lo quiere”, la iglesia marxista dice “es la voluntad del pueblo”, “el pueblo lo quiere”.

@eltivipata

La estiba, Franco, la División Azul y el hotel neoyorquino

puertoalgeciras

Puerto de Algecíras

Con los votos en contra de PSOE y Podemos (y la abstención de Ciudadanos), se tumbaba la necesaria e inaplazable reforma de la estiba. La izquierda se ha vuelto a posicionar contra los trabajadores, como es habitual desde sus más remotos orígenes, por más que cínicamente se arrogue su defensa. En este caso concreto, se ha opuesto frontalmente a la inmensa mayoría de los ciudadanos para proteger los privilegios de una reducida casta de apenas seis mil trabajadores, con sueldos y condiciones laborales que distan mucho, no ya de los sueldos y condiciones laborales del trabajador promedio de España, sino de países mucho más prósperos. Privilegios que, paradójicamente, vienen del ministro franquista Girón de Velasco, heredados estos de padres a hijos como de si de una genuina casta aristocrática se tratara.

podemosestiba

La izquierda ya no sólo defiende –en una disparatada carambola de la historia- los privilegios concedidos a los voluntarios de la División Azul que lucharon, codo con codo con el nacionalsocialismo, en la Segunda Guerra Mundial, sino que –como viene siendo paradójicamente frecuente-, defiende un sector que niega la entrada y participación de la mujer. Podemos vuelve a convertir el feminismo en una espantajada consistente en llevar brazaletes morados al Congreso al tiempo que ignora a las mujeres, anteponiendo sus intereses políticos o ideológicos particulares a sus legítimas demandas. Pero qué bien queda decir eso de “estar comprometidos con la igualdad”.

estibadoras

¿Y quién sufre la indecencia de los partidos de los trabajadores? Los trabajadores, claro. No el sector ultra-minoritario de la estiba, por supuesto, sino la gran mayoría. Los que acarrearán con los 23 millones de euros que España acumula ya desde Bruselas por retrasar la liberalización de la estiba, más los 134.000 euros que se suman día tras día. Añadiendo los 18.000 empleos que podrían crearse y los 2.400 millones de euros al año en que se elevaría el PIB.

caradurapodemita

El caso más paradigmático de todo este engrudo es el de las diputadas podemitas que se vieron importunadas por la votación de la reforma de la estiba, al hallarse en esos momentos en un hotel de Nueva York de 250 euros la noche. Al ser entrevistadas, manifestaron haber sufrido estrés al tener que coger de manera tan precipitada un vuelo –en business, claro- para votar –por supuesto- el mantenimiento de las prebendas de otra casta privilegiada.

@eltivipata

Un problema de machismo

 

ireni.png

Irene Montero, decir que el cargo que ocupas se debe a tu relación con el líder (amado líder) Pablo Iglesias no es machismo. Y si es machismo, sería como reconocer que tu líder, lejos de toda sospecha de ser un machirulo como esos que sólo están en la derecha, lo es cuando dijo eso mismo de Ana Botella en primetime. No, machismo es, paradójicamente, la cobarde estrategia de usar el machismo como parapeto para repeler o esquivar cualquier crítica que hagan contra ti.

Por supuesto tu líder tiene patente de corso. Como cuando dijo que había que hacer política masculina, mucho antes de que dijera, con buena dosis de cinismo, que había que feminizar Podemos. Como cuando dijo que las mujeres de Podemos debían asumir un rol maternal de cuidadoras y consejeras. Como cuando dijo que le gustaría azotar hasta hacerla sangrar a cierta periodista. Como cuando llegó al Consejo Ciudadano del partido un agresor sexual de niñas… pero qué mal ese comentario que dijo ese alcalde (pepero, claro) de Alcorcón sobre las “feminazis”. Multitud de reacciones de “empoderamiento” femenino contra ese edil opresor.

pablomarilo

Irene Montero, machistas no son los que dicen que has salido profesionalmente beneficiada de tu relación con Pablo Iglesias. Machismo es querer que las críticas no te rocen usando tu sexo como salvoconducto. Machismo –o sería más preciso decir indecencia– es la de las asociaciones feministas que atizan a los políticos no por el machismo que puedan desprender, sino por su filiación política. Que protegen a los machistas de izquierdas porque saben que pueden obtener gratificaciones en forma de aparición en el BOE.

Si machista es decir que tienes la personalidad de una maceta y la misma preparación profesional para ocupar un cargo de responsabilidad que Bob Esponja entonces sí que tenemos un problema de machismo.

@eltivipata

“Putas hay en todos sitios, quizás en tu familia”

porti

Titular de OkDiario

Lo han vuelto a hacer. Una nueva intromisión de políticos de izquierda en terrenos que no son de su competencia. Otra extralimitación de sus funciones políticas. Otra intrusión por parte de unos políticos que aspiran a ejercer un control total sobre todos los aspectos de la sociedad. Ahora, el ayuntamiento de Madrid presidido por Desahuciadora Carmena ha elaborado un manual dirigido a controlar el lenguaje periodístico.

Se ve que tienen poca confianza en la profesionalidad de los periodistas, o tal vez, en la extrema arrogancia de la que se auto-invisten, creen que pueden hacerlo mejor y, por tanto, es su responsabilidad guiar los periodistas y decirles cómo deben tratar las noticias.

En el manual se recogen expresiones que deben dejar de usarse y proponen las alternativas adecuadas. No se puede decir “prostitutas” ni “trabajadores sexuales” sino “mujeres en situación de prostitución”. Tampoco se puede decir “clientes” sino “prostituidores” –término que ni siquiera existe- o “puteros”.

La obsesión por el lenguaje que tiene la izquierda sólo es comparable a su obcecación por controlar la economía. Un inusitado interés en dominar los aspectos del lenguaje para influir orwellianamente en nuestra psique. Con esta intromisión en los medios de comunicación –que, repito, no son su competencia como políticos- intentan de nuevo infantilizar, irresponsabilizar y, como fin último, tutelar a la mujer. El femimarxismo al servicio, no de su liberación, sino de su más férreo control.

De hecho, una asociación de prostitutas de Madrid hizo pública una carta dirigida a Desahuciadora Carmena en la que reivindicaban que trabajaban en libertad y añadían “putas hay en todos sitios, quizás en su familia”.

No sólo se entrometen en los medios de comunicación, por supuesto. Un político de izquierdas vale para todo, y eso también les hace legitimados para juzgar a los demás. Así pues, vimos a Íñigo Errejón exigiendo explicaciones al futbolista David De Gea cuando su nombre salió en un caso de proxenetismo del que fue posteriormente absuelto. Íñigo, tú no eres absolutamente nadie para exigir explicaciones a un civil en un caso civil –autoridad que sólo posee el juez y el fiscal-. Sin embargo, y como cargo público que eres, nosotros, como contribuyentes, sí tenemos derecho a exigirte explicaciones sobre el chanchullo universitario en el que estuviste involucrado. ¿Entiendes la diferencia?

@eltivipata