La religión pobrista

AB92CD04-2EAF-4973-BA3C-7FF86D7E581B.jpeg

 

Podemos ha cultivado desde sus principios –con principios me refiero a orígenes; que principios nunca tuvieron, o tuvieron demasiados, como Marx (el Groucho)- un discurso pobrista. El “nosotros somos gente sencilla, vivimos en Vallecas, tenemos el mismo coche que hace quince años y cogemos el metro, mientras ellos van en jet privado, viven en urbanizaciones de lujo apartadas y comen caviar”. ¿Y qué es el pobrismo? El pobrismo surgió en la Argentina kirchneriana, en la que se comenzó a subvencionar la pobreza como si se tratara de un bien que había que conservar, en lugar de dirigir los esfuerzos por tratar de erradicarla. El pobrismo no es el amor a los pobres, sino a la pobreza. Es la idea de que los pobres son moralmente superiores por el hecho de ser pobres.

Esta idea está muy arraigada en nuestra cultura porque el cristianismo ha sido (y es) una religión pobrista. ¿Recordáis a Mateo 19:24? “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre en el Reino de los Cielos”. De ahí que cale tanto en nosotros el discurso pobrista de partidos populistas como el de Podemos.

Los pobres no quieren que les veamos, asintamos con la cabeza y digamos “joder, cuánta dignidad tienen”. Nuestra consideración no llenan sus barrigas, y nuestro respeto no dará de comer a sus hijos. No, los pobres quieren salir de la pobreza, porque no hay dignidad alguna en la pobreza. No hay dignidad en tener la nevera vacía, agujeros en el techo y parches en la ropa. Podemos ha basado su discurso en esa idea de que hay superioridad moral en la pobreza y la austeridad –aunque la austeridad no sea mala si es elegida-.

Mucha gente siguió a Podemos porque eran como ellos, socioeconómicamente hablando (o eso creían), pero cuando vieron que comenzaban a irse un mes de vacaciones a Nueva Zelanda o a comprarse chalés de 660.000€ despertaron del sueño. ¡Ostras, yo no puedo hacer eso!

Así que;

1) Ser pobre no es bueno, que no te engañen los pobristas. No hay que amar la pobreza; hay que odiarla para combatirla y erradicarla.

2) Desconfía de los pobristas, porque suelen ser los más hedonistas, materialistas y sibaritas.

 

@eltivipata

Un comentario en “La religión pobrista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s